[thb_gap height=»60″]

[extra_large_title title=»CARTA ABIERTA A MARTY MCFLY»]

Escrita originalmente para Geekandchic.cl

Oh Marty. Apareciste en mi vida cuando yo apenas sabía lo que era enamorarse. En esa época me gustaban los amigos de mi hermano que se vestían como tú, que usaban mezclilla, medios rucios, medios respingados. Fue una señal.

Me gustas Marty McFly. Siempre me gustaste. Aunque seas un cascarrabias y te moleste que te digan “Gallina”. No importa. Nadie es perfecto.

Y te busqué, por los años. Tomé el Delorean, por si te pillaba en alguna década. Comprando un almanaque, descubriendo los nuevos skates, tocando tu guitarra.
Y nada.

Eres imperecedero McFly. Te das cuenta?
Probablemente sea porque te dedicaste a viajar eternamente en el tiempo, y no envejeciste. O porque besaste a tu madre y ocurrió una paradoja espacio-temporal, como solía decir Doc y te quedaste “ahí”. Dando vueltas por la galaxia, por las décadas.

[blockquote author=»» pull=»pullleft»]Eres imperecedero McFly. Te das cuenta?[/blockquote]

No me culpes Marty. Yo odiaba a tu novia Jennifer. Y odiaba el futuro que les deparaba.
Tan convencional, tan americano. Pero sabes?, tienes la posibilidad de viajar al pasado y escaparte al futuro conmigo.

Eres cool, querido. En el futuro te conseguiste las zapatillas más onderas de la época. ¿Qué ibas a saber que más adelante las iban a rematar super caras en internet. Qué diablos ibas a saber lo que era internet! Oh demonios, la vida era muy distinta cuando te conocí y me flechaste.

Recuerdo que alguna vez te ví en el cine. Fue cuando te fuiste al Oeste. Sabes que me entretuve?. No sé porque a la gente no le gusta tanto ese viaje tuyo. Es diferente a los demás, pero quizás me gustó sólo porque te podía ver una vez más. Y la experiencia de verte en pantalla de cine debe haber sido maravillosa.

Puedo volver a tener una cita contigo? Este 2011?

No vivo en Hill Valley, pero puedo ir al cine.
Dicen que ahora podré ver tu imagen en mejor calidad, que escucharé tu voz de forma más clara. A mí lo que más me importa es que estes tú. Igual que siempre. Igual como te guardo en mi edición en DVD que compré hace unos años. Con tu nariz respingada, tu chaqueta roja, con tus Nike increíbles, tu patineta, tu ingenio y el frescor de tu juventud. No importa que yo sea un poco mayor que tú.
Tu seguiras siendo imperecedero, Marty McFly. Recuérdalo. De aquí al futuro.

[thb_gap height=»60″] [thb_gap height=»60″]

Homenaje.

Homenaje en gran escala a Marty Mcfly, por ser mino, eterno y un ícono de los amores infantiles de las cabras que bordean los 30.

[thb_gap height=»60″] [thb_gap height=»60″]

NOTAS 2015

Esta nota la escribí originalmente el año 2011, cuando se volviera a exhibir la películas en los cines. Obviamente no fui a verla, porque me acuerdo que en esa época quería ir con un niño que me gustaba, y al final no aceptó la salida.

Este es el año en que Marty volvería del pasado (presente en la película), y aún lo estoy esperando, junto al Hover board, las zapatillas autoajustables, ese hermoso jockey de colores y Tiburón 19 en tecnología Holomax.

Visita el texto original en Geekandchic.cl

[thb_gap height=»60″]
[thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″][thb_gap height=»30″]
[thb_gap height=»60″]